Las bodas están llenas de momentos únicos que la novia debe vivir con la mayor intensidad posible. Desde que se levante hasta que finalice el banquete, disfrutará de momentos inolvidables, por lo que cada uno de ellos se cuida hasta el más mínimo detalle. Sin embargo, muchas veces olvidamos lo importante que es lo que vamos a ponernos mientras nos peinan y nos maquillan en casa. Sobre todo porque estos primeros momentos también formarán parte de nuestro reportaje de boda. Aunque estés rodeada de tu familia o de tus amigas, piensa que las fotos las verá luego mucha gente y quedarán ahí para toda la vida.

Es importante que la novia esté perfecta y cómoda al mismo tiempo, y que sea una prenda que pueda mancharse sin que suponga un gran problema. Obviamente, no es lo mismo que se manche la bata que el propio vestido de novia. Y tampoco es cuestión de echarse las fotos del reportaje en ropa de estar por casa. Pero además, debemos pensar que lo que llevemos, tendremos que quitárnoslo después, por lo que es importante que no tengamos que sacarlo por la cabeza, poniendo en riesgo el peinado y el maquillaje.

En este sentido, lo mejor es optar por las batas cortas de mujer que han ido poniéndose cada vez más de moda para este momento. Las más clásicas son las blancas de raso con blonda o puntilla. Pero las más atrevidas optan por colores más intensos que contrastan con el vestido blanco que llevarán después o, incluso por batas semitransparentes o más llamativas, con estampados florales. Las posibilidades son infinitas y solamente tú puedes decidir cuál es la que mejor encaja con tus gustos y con tu forma de ser.

Y no sólo puedes ponértela tú, sino que hay novias que les piden a sus amigas o hermanas que también la lleven puesta mientras se preparan con ellas. Y es que, al fin y al cabo, se trata de un momento que debe ser agradable y distendido, con el objetivo de olvidarse de los nervios y estar guapa durante esos minutos antes de dar el "sí, quiero".

Así pues, la bata no es solamente un atuendo con el que salir guapa en las fotos previas a la ceremonia, sino que va más allá. Es una prenda muy importante a nivel emocional, que vivirá contigo todos los preparativos del día más importante de tu vida, con la que sentirás todo tipo de emociones: risas, lágrimas, confesiones a tus seres queridos… Momentos de felicidad que seguramente quieras recordar siempre y que quedarán inmortalizados en las fotografías de tu reportaje para toda la vida.

Antiguamente era tradición que las abuelas y las madres de las novias les regalaran un ajuar con elementos que iban a usar tanto en la boda como en sus casas. En este ajuar, además de las sábanas y las toallas, se incluían también prendas de lencería, como un camisón y una bata. Si tu madre tiene más de 50 años, puede que hayas oído hablar de esta tradición. Aunque la costumbre de regalar el ajuar se ha ido perdiendo, lo cierto es que las batas se siguen viendo hoy en día. De hecho, muchas novias la consideran indispensable para sentirse especiales en el día de su boda. Una de las prendas más buscadas después del vestido de novia.

Por eso, si vas a casarte pronto y aún no tienes tu bata de novia para los momentos de la preparación antes de la ceremonia, es hora de ir pensando en el tipo de bata que te gustaría. No siempre tienen que ser cortas, sino que puedes llevar por ejemplo una de raso con mangas anchas con una falda que llegue hasta el suelo. La mejor opción si no quieres estar pendiente de tus movimientos y de lo que pueda verse o no en las fotos. La idea es que estés tranquila y que elijas aquella con la que te sientas más guapa y más cómoda.